¿Para qué debería implementar un SGA en mi empresa?

Lograr un equilibrio entre el medio ambiente, la sociedad y la economía, es esencial para satisfacer las necesidades del presente sin poner en riesgo la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades. Para ello, cobra cada vez mayor relevancia el que las empresas y organizaciones incorporen sistemas de gestión ambiental como parte de su actividad productiva o de servicios con el fin de medir, controlar y reducir el impacto de tales actividades sobre el medio ambiente.

La norma internacional ISO 14001 proporciona a las organizaciones un marco de referencia para proteger el medio ambiente y responder a las condiciones ambientales cambiantes, en equilibrio con las necesidades socioeconómicas. 

Esta Norma permite incorporar un enfoque sistemático a la gestión ambiental con el fin de proporcionar información a la alta dirección para generar éxito a largo plazo y crear opciones para contribuir al desarrollo sostenible. Entre los resultados que ofrece esta norma, al ser adecuadamente integrada en la operación de una empresa, están los siguientes:

  • La protección del medio ambiente, mediante la prevención o mitigación de impactos ambientales adversos;
  • La mitigación de efectos potencialmente adversos de las condiciones ambientales sobre la organización;
  • El apoyo a la organización en el cumplimiento de los requisitos legales y otros requisitos para la mejora del desempeño ambiental;
  • El control (o influencia) sobre la forma en la que la organización diseña, fabrica, distribuye, consume y lleva a cabo la disposición final de productos o servicios, usando una perspectiva de ciclo de vida que pueda prevenir que los impactos ambientales sean involuntariamente trasladados a otro punto del ciclo de vida;
  • El logro de beneficios financieros y operacionales que puedan ser el resultado de implementar alternativas ambientales respetuosas que fortalezcan la posición de la organización en el mercado;
  • La comunicación de la información ambiental a las partes interesadas pertinentes.

Desde luego, el éxito de un sistema de gestión ambiental depende del compromiso de todos los participantes y niveles de la organización, bajo el liderazgo de la alta dirección. 

El nivel de detalle y complejidad del sistema de gestión ambiental variará dependiendo del contexto de la organización, el alcance propuesto, los requisitos legales y la naturaleza de sus actividades, productos y servicios.

Un Sistema de Gestión Ambiental, ofrece un marco de referencia que, bien llevado, permite supervisar y mejorar paulatinamente su impacto ambiental.